PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS

 

Los presupuestos participativos son un instrumento de participación que sirve para profundizar y expandir la democracia, permitiendo la implicación de la ciudadanía en la toma de decisiones sobre un porcentaje del presupuesto municipal.

Hace muchos años que se están poniendo en práctica por todo el mundo, pero para que mantengan su esencia, se han definido una serie de criterios o principios generales que se deben respetar para ser considerados como tales.

Diversos países de todos los continentes y personas expertas se reunieron en Antequera (Málaga) en el año 2007 y más tarde, en 2011, en Bogotá (Colombia), para definir estos principios que deben regir todos los procesos de Presupuestos Participativos, pero que se deben adaptar a las características y circunstancias de los diferentes lugares donde se desarrollen. Se conocen como “La Declaración de Antequera” y “Declaración de Bogotá”, que de forma resumida dicen lo siguiente:

 

1.- Los Presupuestos Participativos es una medida que desarrolla una nueva institucionalidad democrática que fortalece a la ciudadanía y a las instituciones públicas.

2.- Asumimos el Presupuesto Participativo como un instrumento político-pedagógico importante que articulado con otros procesos de democracia participativa, democracia directa y democracia representativa contribuye a construir democracia real para otro mundo posible.

3.- Proponemos que los Presupuestos Participativos deben incluir las siguientes premisas:

  1. Autorreglamentado, considerando las particularidades locales
  2. Incluyente, incorporando a la infancia, inmigrantes y favoreciendo la participación efectiva de los sectores excluidos y las diversidades.
  3. Contando con espacios deliberativos previos al momento decisorio y favoreciendo la construcción de consensos. Superando, siempre que sea  posible, que una mayoría ignore las opiniones de las minorías.     d) Democracia directa (un/a participante un voto).
  4. Vinculante, garantizado el cumplimiento de las decisiones ciudadanas.
  5. Con sistemas de seguimiento, control social y rendición de cuentas.
  6. Encaminado a la superación de las desigualdades
  7. Que cuente con sistemas de información, comunicación y formación que garanticen la autonomía, empoderamiento y apropiación social del proceso.
  8. Que esté vinculado a la planificación participada, gestión participativa y el desarrollo del territorio.
  9. Que exista personal técnico y administrativo que faciliten estos procesos.
  10. Que garantice la participación ciudadana en todas las fases del proceso.
  11. Que se realice sobre un monto significativo y progresivo del presupuesto.
  12. Práctica continuada.
  13. Movilizador de la ciudadanía y transformador de la realidad social.